¡Precio rebajado! Pack Vicente Ruiz Ver más grande

Pack Vicente Ruiz

Nuevo producto

5% de descuento incluido en el precio final.

Pack compuesto por los libros: Las aventuras del navío San Justo + Los pontones de Cádiz.

Más detalles

37,00 € impuestos inc.

-1,95 €

38,95 € impuestos inc.

Más

Las aventuras del navío San Justo

Autor: Vicente Ruiz García.
ISBN-13: 978-84-944018-9-3.
Edición: Octubre 2015.
Formato: Libro en rústica / 15 x 21 cm. / 400 páginas.

GANADOR DE LA QUINTA EDICIÓN DEL
PREMIO JUAN ANTONIO CEBRIÁN DE DIVULGACIÓN HISTÓRICA

El navío de línea español San Justo se batió contra los ingleses durante la independencia de los Estados Unidos, participó en la captura de un rico convoy británico, asedió Gibraltar, puso en fuga al inglés en Cabo Espartel, salió indemne de Trafalgar, cañoneó las águilas napoleónicas en Cádiz, trasladó un gran tesoro desde América y, antes de ser desguazado en Cartagena, su dotación participó en la insurrección que dio inicio al Trienio Liberal. Unas singladuras que resumen medio siglo de la Historia de España a través del mar. Una lección de historia naval que integra numerosas historias personales de conocidas figuras de la época como Carlos III, Goya, la Duquesa de Alba o Alejandro Malaspina pero también de individuos anónimos que sirvieron a bordo del San Justo. Historias rescatadas de cientos de documentos custodiados en los archivos históricos que sirven como hilo argumental a este relato épico, ágil y riguroso sobre el mar y la España del último tercio del siglo XVIII y las primeras décadas del XIX.

Los pontones de Cádiz

Autor: Vicente Ruíz García. 192 páginas. XVI Premio de Investigación Historiador Jesús de Haro Malpesa, 2012.

ISBN: 978-84-616-6325-5

Reseña del Diario de Cádiz, 1-11-2014:

Los pontones de Cádiz y la odisea de los soldados derrotados en la Batalla de Bailén, 1808-1812 es el título del estudio de Ruiz García que ha merecido la decimocuarta edición del premio de investigación Historiador Jesús de Haro. 

Según ha explicado Ruiz García, la mayor parte de los 20.000 prisioneros cautivos de Bailén fueron hacinados hasta en ocho pontones en la Bahía de Cádiz, a la vista de la ciudad y a razón de entre 1.200 y 1.300 hombres por pontón, casi el doble de la capacidad de un navío de línea incluyendo tripulación y tropa. 

Desde la Navidad de 1808 hasta finales de 1810 permanecieron franceses cautivos en los pontones, en condiciones tan inhumanas que escandalizaron a la población de Cádiz, temerosa de la fiebre amarilla que ya asoló la ciudad en 1800 y que llegó a rechazar el pescado de la bahía por considerar que engordaba por alimentarse de los cadáveres que continuamente caían de las cárceles flotantes. 

Según el historiador, la mortandad se disparó en los pontones, donde los cautivos llegaron a comerse sus botas, correajes y mochilas, y la situación se vio empeorada con sus intentos de fuga asaltando la barca-aljibe que los proveía de agua y escasas provisiones, ya que ese suministro se ralentizaba tras cada intento de asalto. 

El historiador trata de responder con su estudio, que incluye un análisis de la falta de capacidad operativa y de recursos de las autoridades españoles, que sufrían la invasión del país, salvo Cádiz y los archipiélagos, a la historiografía francesa que considera inhumano el trato dado a los cautivos.